El legado de Camarón de la Isla sale a la luz

Dos años acaban de cumplirse de la firma del convenio que el Ayuntamiento suscribió con los herederos de Camarón de la Isla para asegurarse la custodia de su legado familiar con la intención de dotar de contenido al futuro museo, relanzar la ruta del mítico artista por la ciudad y dar forma a una oferta cultural que se convirtiera en un atractivo.

Dos años en los que, aunque este acuerdo ha sido esgrimido por el anterior gobierno como un logro esperado durante más de dos décadas, nada han sabido los isleños del contenido de ese legado, que se optó por mantener en secreto a la espera de que la propuesta del museo tomara forma. Y eso que el convenio estipula el pago mensual a la familia de Camarón de 2.500 euros mensuales (más el 21 por ciento de IVA) que se actualizan tomando como referencia el IPC y de los que se viene dando cumplida cuenta desde entonces. El legado, según los términos del convenio firmado el 27 de febrero de 2014, supone para las arcas municipales más de 30.000 euros anuales durante un periodo de 50 años. En total, 1.500.000 euros (más IVA) que saldrán del Ayuntamiento a lo largo de todo este periodo, hasta 2064.

Así que resulta completamente normal que los isleños se hayan estado preguntando por el contenido desconocido de esa colección familiar, máxime cuando el inventario de los bienes cedidos en usufructo al Ayuntamiento se ha llevado a cabo a posteriori. Es decir, una vez firmado ya el convenio. Que en todo este tiempo no se mostrara la colección -ni siquiera aprovechando las últimas elecciones municipales- no ha hecho sino acrecentar las dudas.

Este periódico ha tenido la oportunidad de acceder al contenido de ese legado que obra en manos del Ayuntamiento desde 2014 y del que solo se han enseñado algunos elementos ocasionalmente para ilustrar alguna comparencia pública relacionada con los planes municipales para Camarón. Es además la primera vez que dicho patrimonio se muestra y se deja fotografiar para mostrar verdaderamente en qué consiste ese legado del que se viene hablando desde hace ya dos años.

La colección familiar que obra en manos del Ayuntamiento incluye percheros con aproximadamente medio centenar de las camisas estampadas que usaba el artista, un par de abrigos, algunos pantalones, sombreros, enseres personales, álbumes familiares llenos de fotografías de cantaor y de los suyos (algunas especialmente antiguas, de su infancia), carpetas repletas con contratos de actuaciones y curiosidades como cuadernos manuscritos en los que se pueden leer las letras de algunos temas o antiguas cintas de masters de grabación.

Entre los elementos más llamativos de todo el material incluido en el convenio se encuentran algunos de los innumerables premios que el artista isleño cosechó durante su carrera o que le fueron concedidos a modo de reconocimiento tras su temprana muerte y que obraban en manos de su viuda e hijos. Se incluye así en este singular catálogo dos premios Ondas, un Grammy, varios discos de oro, la Medalla de las Bellas Artes, la Llave de Oro del Cante… Es, quizás, la parte que más fácil encaje tiene en un contenido expostivo.

A todo eso se une también el Mercedes que utilizaba el artista y que ha sido restaurado recientemente por un concesionario propiedad de un empresario local.

El Ayuntamiento negocia ahora con la familia de Camarón una ampliación de dicho legado puesto que, por ejemplo, en la colección no se ha inluido ninguna de las guitarras del cantaor, que es algo que el equipo de gobierno quiere asegurarse ya que constituyen elementos especialmente significativos que se relacionan con el flamenco y con la trayectoria del artista.

Otra cuestión que el Consistorio tiene pendiente de resolver es qué cabida tendrán algunos de estos enseres -carpetas llenas de antiguos contratos, decenas de fotos de familia o, incluso, el mismo coche de Camarón o las decenas de las camisas que utilizaba a diario aparte de las ropas que lució en algunas de sus actuaciones más emblemáticas- en el moderno museo que, de entrada, se concibe como “una experiencia” para los visitantes y que intenta rehuir de los formatos más tradicionales.

Con respecto a este proyecto, que tomará forma gracias a los fondos ITI (Iniciativa Territorial Integrada) que gestiona la Junta de Andalucía, se espera la próxima visita de la consejera de Cultura, que firmará con el Ayuntamiento el convenio para construir el museo que se consagrará al artista y que se convertirá en su principal referente en La Isla. Dicho equipamiento aspira a ser una realidad en este mismo mandato.

0002029975_x440_jpg000
De momento se trabaja en una plica que incluirá tres cosas conjuntamente: la redacción del proyecto de obra, su ejecución y la posterior musealización de las instalaciones. La inversión planteada superará el millón de euros. Y sobre el emplazamiento definitivo del museo quedan ya pocas dudas: se levantará en el solar existente junto a la Venta de Vargas, con lo que se descarta la opción de rehabilitar la histórica finca de la Casa Lazaga, que resultaría más costosa y compleja y que además sería más difícil de adaptarse a las pretensiones de ese museo-experiencia.

Aunque de cara al futuro el Ayuntamiento planea una concesión que se encargue de gestionar en su conjunto la ruta de Camarón por La Isla, mientras que se llevan a cabo las obras del museo se tramitará un contrato provisional para abrir al público la casa natal del artista, que ha sido reconstruida con fondos de la Diputación Provincial y siguiendo un proyecto redactado por técnicos municipales. Estas obras, de hecho, concluyeron hace poco más de un mes. Actualmente se está redactando el pliego de condiciones para licitar este contrato por dos años (prorrogables otros tantos), así que se espera que un corto plazo de tiempo este nuevo equipamiento puedan ponerse en marcha en la ciudad. Será una de las primeras piezas de esta oferta que se quiere articular.

Poco más de nueve meses quedan además para 2017, que será en un año clave en torno a la figura de Camarón puesto que se conmemorará el 25 aniversario de su muerte. Se trata de una simbólica fecha que el Ayuntamiento pretende enarbolar como la bandera de esta apuesta por Camarón como recurso turístico y cultural, un hito que estará acompañado de la puesta en marcha de las obras del museo, de la apertura de la casa natal y para el que se quiere preparar una programación muy especial desde la concejalía Cultura. El 2 de julio de 2017 aspira, en este sentido, a ser un punto de inflexión en el tema de Camarón para La Isla.

Fuente: Diario de Cadiz